top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Rut Una Moabita Fiel

Palabra del Día: Moabita

Un descendiente de Moab, el hijo de Lot.

Rut era descendiente de los moabitas, su nombre significa "amiga o amistad". Ella creció entre el Mar Muerto y el Desierto de Arabia. Los moabitas adoraban a un falso dios Chemosh. Su esposo era Mahlón, un hombre hebreo sin convicciones, hijo de Noemí y Elimelec.


La tragedia llegó a su tierra, y por esta razón, Elimelec se sintió obligado a trasladar a su familia al país de Moab. Elimelec vivió en Moab el tiempo suficiente para que sus dos hijos encontraran una esposa. El otro hijo fue Quelión, quien se casó con Orfa, la otra moabita. Pero los tres hombres murieron, incluyendo sus dos hijos, y todo esto sucedió en un período de diez años. Desde el momento en que nacieron estos dos niños, se les dio nombres frágiles, Mahlón significa "el enfermo" y Quelión "se está consumiendo".


Rut 1:1-5

Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.

2 El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.

3 Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos,

4 los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años.

5 Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.


Los judíos tenían leyes estrictas sobre el matrimonio con un moabita y estaba totalmente en contra de la voluntad de Dios.

Deuteronomio 23:3

No entrará amonita ni moabita en la congregación de Jehová,ni hasta la décima generación de ellos; no entrarán en la congregación de Jehová para siempre,

Después de la muerte de los dos hijos de Noemí, Rut se unió a su suegra mas que nunca. Noemí había escuchado que la hambre en su tierra había pasado y decide regresar. Rut era una viuda muy joven y pensó que no podría tener un futuro fuera de la familia de su esposo. Me hace pensar que había encontrado una familia una vez que se casó con su esposo, y ahora solo tenía a Noemí. Rut siguió a Noemí donde quiera que fuera y encontró la paz a su lado. Noemí no llegó a ser abuela de los matrimonios de sus hijos, por lo tanto, no vio ninguna razón para quedarse en Moab.

Rut 1:6-7

Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan.

Salió, pues, del lugar donde había estado, y con ella sus dos nueras, y comenzaron a caminar para volverse a la tierra de Judá.


Cuando se dirigían a Belén, Noemí le dice a sus dos nueras que regresen a su tierra. Debe haber sido un momento triste porque las tres damas lloraron. Querían ir con ella, pero Noemí no quería la incertidumbre para ellas y las instó a regresar. Ella no quería que las damas la acompañaran por obligación sino por su propia decisión. Eso significaba que tendrían que dejar todo atrás, incluiyendo sus vidas paganas y sus dioses, y esa es una decisión personal. La otra razón por la que Noemí se negó a que la acompañara es porque no tenía otros hijos que ofrecer a estas mujeres. La ley de Moisés decía que si el esposo muere, la viuda podía casarse con uno de los hermanos, pero Noemí no podía ofrecer esa protección a través de esa costumbre.


Rut 1:8-11

Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, como la habéis hecho con los muertos y conmigo.

9 Os conceda Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido. Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron,

10 y le dijeron: Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo.

11 Y Noemí respondió: Volveos, hijas mías; ¿para qué habéis de ir conmigo? ¿Tengo yo más hijos en el vientre, que puedan ser vuestros maridos?

Orfa tomó la decisión de volver con sus dioses, pero Rut decidió quedarse con Noemí, quería un cambio en su vida. Este es el momento en que Rut profesa que el Dios de Noemí será su Dios. Quizás el Señor estaba preparando su corazón durante el corto período en que estuvo casada con Mahlón. Aunque los hijos de Noemí se casaron con una mujer pagana, eso no significa que ella no enseñó bien la Palabra de Dios. Siempre debemos considerar que nuestros hijos tienen su propia mente y corazón, lo que significa que no siempre elegirán de acuerdo a la voluntad de Dios.

Rut 1:14-17

Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella.

15 Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella.

16 Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.

17 Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos.

Las dos damas llegaron a Belén, y Rut ahora como moabita pero identificada con Dios estaba a punto de experimentar una nueva vida llena de sorpresas. Noemí era vieja y ya no podía trabajar, además de que había regresado diez años mayor, su apariencia no era la misma que cuando se fue a Moab. Cuando llegaron, llegarón justo al tiempo de la siega de la cebada.


Rut 1:19-22

Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén; y aconteció que habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se conmovió por causa de ellas, y decían: ¿No es ésta Noemí?

20 Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.

21 Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?

22 Así volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los campos de Moab, y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.

Noemí tenía un pariente del lado del esposo que era rico y se llamaba Booz, este hombre no solo era rico sino que tenía una reputación impecable. Ruth decide ir a trabajar al campo porque estaba ansiosa por comenzar una nueva vida. Había encontrado esperanza en Belén. En los campos de la cosecha, Rut, como una viuda, podía recoger de lo que sobraba a un lado. Moisés dejó a los pobres y a las viudas el derecho de recoger el grano del lado de los campos.


Rut 2:1-3

Tenía Noemí un pariente de su marido, hombre rico de la familia de Elimelec, el cual se llamaba Booz.

2 Y Rut la moabita dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo, y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallare gracia. Y ella le respondió: Ve, hija mía.

3 Fue, pues, y llegando, espigó en el campo en pos de los segadores; y aconteció que aquella parte del campo era de Booz, el cual era de la familia de Elimelec.


Deuteronomio 24:19

Cuando siegues tu mies en tu campo, y olvides alguna gavilla en el campo, no volverás para recogerla; será para el extranjero, para el huérfano y para la viuda; para que te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de tus manos.


Rut llegó al campo de Booz, no sabía quién era este hombre. Tan pronto como la vio, quiso saber quién era ella. A Booz le dijeron que ella era la moabita que había venido con Noemí. Booz fue amable con Rut y le dijo que podía espigar con sus criadas, lo que significaba que ya no estaba recogiendo de lo que sobraba. En esta historia también noté que Rut se sometió a las costumbres de Belén.


Rut 2:4-8

Y he aquí que Booz vino de Belén, y dijo a los segadores: Jehová sea con vosotros. Y ellos respondieron: Jehová te bendiga.

5 Y Booz dijo a su criado el mayordomo de los segadores: ¿De quién es esta joven?

6 Y el criado, mayordomo de los segadores, respondió y dijo: Es la joven moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab;

7 y ha dicho: Te ruego que me dejes recoger y juntar tras los segadores entre las gavillas. Entró, pues, y está desde por la mañana hasta ahora, sin descansar ni aun por un momento.

8 Entonces Booz dijo a Rut: Oye, hija mía, no vayas a espigar a otro campo, ni pases de aquí; y aquí estarás junto a mis criadas.


Rut había encontrado gracia en los ojos de Booz y le dijo que no recogiera en otros campos. Ella simplemente le preguntó "¿Por qué he hallado gracia en tus ojos?". Booz estaba muy impresionada por el hecho de que había dejado a su familia para acompañar a Noemí a un lugar donde no conocía a nadie.


Rut 2:9-11

Mira bien el campo que sieguen, y síguelas; porque yo he mandado a los criados que no te molesten. Y cuando tengas sed, ve a las vasijas, y bebe del agua que sacan los criados.

10 Ella entonces bajando su rostro se inclinó a tierra, y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera?

11 Y respondiendo Booz, le dijo: He sabido todo lo que has hecho con tu suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que no conociste antes.


Noemí enseguida reconoció que Rut había encontrado un claro favor en los ojos de Booz. La dejó reunir suficiente comida para varios días al ordenar a sus trabajadores que dejaran caer gavillas adicionales a su lado.

Rut 2:19-23

Y le dijo su suegra: ¿Dónde has espigado hoy? ¿y dónde has trabajado? Bendito sea el que te ha reconocido.

Y contó ella a su suegra con quién había trabajado, y dijo: El nombre del varón con quien hoy he trabajado es Booz.

20 Y dijo Noemí a su nuera: Sea él bendito de Jehová, pues que no ha rehusado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que han muerto. Después le dijo Noemí: Nuestro pariente es aquel varón, y uno de los que pueden redimirnos.

21 Y Rut la moabita dijo: Además de esto me ha dicho: Júntate con mis criadas, hasta que hayan acabado toda mi siega.

22 Y Noemí respondió a Rut su nuera: Mejor es, hija mía, que salgas con sus criadas, y que no te encuentren en otro campo.

23 Estuvo, pues, junto con las criadas de Booz espigando, hasta que se acabó la siega de la cebada y la del trigo; y vivía con su suegra.


Tan pronto como Rut mencionó el nombre del hombre, Noemí no solo recordó el nombre de Booz pero también recordó que era un pariente de su esposo. Esto significaba que Rut podría ser redimida por Booz. Noemí le dio a Rut instrucciones específicas sobre cómo conquistar el corazón de Booz. Era por ley que el próximo pariente en línea estaría obligado a casarse con esta mujer. Noemí le dijo a Rut que se lavara y se pusiera la mejor prenda, y que marcara el lugar donde el se acostaría, una vez que el se acueste, ella llegue y se acueste a sus pies.


Rut 3:1-4

Después le dijo su suegra Noemí: Hija mía, ¿no he de buscar hogar para ti, para que te vaya bien?

2 ¿No es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas tú has estado? He aquí que él avienta esta noche la parva de las cebadas.

Te lavarás, pues, y te ungirás, y vistiéndote tus vestidos, irás a la era; mas no te darás a conocer al varón hasta que él haya acabado de comer y de beber.

4 Y cuando él se acueste, notarás el lugar donde se acuesta, e irás y descubrirás sus pies, y te acostarás allí; y él te dirá lo que hayas de hacer.


Rut afirma que Booz es un pariente cercano de su esposo, y el escogido para canjear la propiedad familiar. Cuando ella dice: "extiende el borde de tu capa sobre tu sierva", esto representa una promesa simbólica para el matrimonio. En aquellos días, era apropiado que una viuda reclamara a un pariente cercano para que fuera su redentor, por lo que estaba actuando de acuerdo con la sociedad. Booz acepta redimirla e incluso la llama mujer virtuosa.


Rut 3:8-9

Y aconteció que a la medianoche se estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer estaba acostada a sus pies.

9 Entonces él dijo: ¿Quién eres? Y ella respondió: Yo soy Rut tu sierva; extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano.

Rut 3:11

Ahora pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa.

Booz fue a la puerta de la ciudad y aquí es donde tuvieron lugar los asuntos públicos. Noemí poseía un pedazo de tierra, lo que significaba que quien lo compraba debía casarse con la viuda. Había un pariente más cercano que tenía que redimir a Rut antes que Booz. Booz fue a hablar con este hombre para anunciar la tierra y le explicó los requisitos para tal compra. Aunque este hombre quería la tierra, no quería lo que venía con la compra.

Rut 4:1-6

Booz subió a la puerta y se sentó allí; y he aquí pasaba aquel pariente de quien Booz había hablado, y le dijo: Eh, fulano, ven acá y siéntate. Y él vino y se sentó.

2 Entonces él tomó a diez varones de los ancianos de la ciudad, y dijo: Sentaos aquí. Y ellos se sentaron.

Luego dijo al pariente: Noemí, que ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras que tuvo nuestro hermano Elimelec.

4 Y yo decidí hacértelo saber, y decirte que la compres en presencia de los que están aquí sentados, y de los ancianos de mi pueblo. Si tú quieres redimir, redime; y si no quieres redimir, decláramelo para que yo lo sepa; porque no hay otro que redima sino tú, y yo después de ti. Y él respondió: Yo redimiré.

5 Entonces replicó Booz: El mismo día que compres las tierras de mano de Noemí, debes tomar también a Rut la moabita, mujer del difunto, para que restaures el nombre del muerto sobre su posesión.

6 Y respondió el pariente: No puedo redimir para mí, no sea que dañe mi heredad. Redime tú, usando de mi derecho, porque yo no podré redimir.


Booz pudo organizar los detalles del negocio y pudo comprar todo lo que pertenecía a Elimelec, incluyendo a Rut. Tuvieron una gran boda en la puerta de la ciudad donde se reunieron todas las figuras públicas. Booz no se avergonzó de casarse con una mujer que era viuda, sino también moabita, y fue aceptada como Raquel y Lea.


Rut 4:9-11

Y Booz dijo a los ancianos y a todo el pueblo: Vosotros sois testigos hoy, de que he adquirido de mano de Noemí todo lo que fue de Elimelec, y todo lo que fue de Quelión y de Mahlón.

10 Y que también tomo por mi mujer a Rut la moabita, mujer de Mahlón, para restaurar el nombre del difunto sobre su heredad, para que el nombre del muerto no se borre de entre sus hermanos y de la puerta de su lugar. Vosotros sois testigos hoy.

11 Y dijeron todos los del pueblo que estaban a la puerta con los ancianos: Testigos somos. Jehová haga a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel; y tú seas ilustre en Efrata, y seas de renombre en Belén.

Conclusión: En esta historia, Rut nos representa a nosotros, los gentiles, y Booz representa Cristo nuestro redentor. Cristo es la persona rica que pagó un alto precio para darnos un nombre en el cielo. La ley dice que Rut tuvo que ser redimida por un pariente cercano y el Señor también nos ha prometido que algún día regresará por Su novia.

*Por favor deje un comentario si esta lección ha sido de bendición a su vida.


He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!


que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13



12 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page