top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Miriam una Líder Natural

Updated: Jul 11, 2022

Palabra del Día: Líder

Uno que lidera o guía: uno a cargo o al mando de otros.


En esta pequeña historia nos encontramos con Miriam cuando aún era una niña siguiendo la canasta de su hermanito (Moisés) a las orillas del río Nilo. En estos días, Faraón había ordenado que mataran a todos los bebés judíos; y eso incluiría a su hermanito. A Miriam se le ocurrió la brillante idea de hacer que su propia madre amamantara a Moisés justo después de que la hija de Faraón lo encontrara.


Recordemos que esta fue la idea de Miriam, a ella se presentó la oportunidad y la aprovechó. Su madre confió en la idea de esta niña que apenas comenzaba a desarrollar habilidades de liderazgo.

Éxodo 2:4

Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería.

Éxodo 2:7–8

Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño?

8 Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño,


Miriam también fue conocida como profeta. El Señor le había dado este nombre, después de que el pueblo judío cruzó el Mar Rojo y que también se llamó el Éxodo de Egipto. Esta vez ella guio a las mujeres en canciones para alabar al Señor por la victoria de haber cruzado el Mar Rojo. Ya no eran esclavos de Faraón. Esto nos enseña que ella creía en las promesas del Señor, y que el Señor había abierto las aguas del Mar Rojo; y ella sabía que iba a ser liberada una vez que llegaran al otro lado del mar. Antes de cruzar el mar, seguramente les dijo a todas las mujeres que recogieran los instrumentos porque planeaba tener una fiesta una vez que cruzaran él mar. ¡Qué gran fe! Eso realmente requiere mucha fe. Ella sabía que servía a un Dios que no miente.

Éxodo 15:20–21

Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas.

21 Y María les respondía: Cantad a Jehová, porque en extremo se ha engrandecido; Ha echado en el mar al caballo y al jinete.


Todos deben saber que las pruebas llegarán a nuestras vidas, pero Miriam también nos enseña que debemos estar preparados para esos días en que la prueba haya terminado. Moisés necesitaba una mujer para dirigir a las damas, y ella se puso a su disposición para ayudarlo. En nuestra iglesia, todos somos líderes, lo que significa que todos tienen responsabilidades y no estoy hablando de las damas fieles que sirven diariamente en la iglesia. Estoy hablando a aquellas que no están sirviendo. La gente reconoce al cristiano y prestan atención a nuestro caminar con el Señor. Nuestro testimonio habla más que nuestro servicio al Señor. Cuando vienen las pruebas, ¿estamos contando bendiciones o maldiciendo a Dios?

Las damas judías siguieron a Miriam porque creían en su Dios, pero también porque Miriam declaraba lo que creía y lo demostró con sus acciones. Miriam sabía que había algo más grande por venir, y no se concentró en el presente. Miriam también usó sus talentos para el Señor. Ella sabía cantar, tocar un instrumento y también dirigir.

En aquellos días también hubo un incidente y fue cuando Miriam se puso celosa de su hermano Moisés. Ella se rebeló contra la autoridad dada por Dios. Moisés se había casado con una mujer etíope, y podría haber sido que estaba celosa de esta dama. Debemos recordar que por muchos años fueron solo tres líderes: Moisés, Aarón y Miriam, y ahora estaba la esposa de Moisés, que debe haber significado mucho para la gente. Todo gran líder que tiene una esposa automáticamente causará atención e interés, y Miriam no estaba contenta con este hecho. Miriam no solo criticó a la esposa de su hermano, sino que también fue sarcástica al criticar su liderazgo.

Números 12:1–2

María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.

2 Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.

Miriam se encuentra en una posición desafortunada en la historia. El Señor llamó a los tres hermanos al tabernáculo, Miriam fue la instigadora como puede ver el Señor mencionó su nombre primero en Números 12:1, el Señor reprendió a Miriam y Aarón. Aarón y Miriam fueron los ayudantes de Moisés, pero el Señor fue muy específico a quien quería usar para comunicar Su palabra a Su pueblo. Mi siervo Moisés es lo que Él lo llamó; Cara a cara hablaré con él…


Números 12:4–9

Luego dijo Jehová a Moisés, a Aarón y a María: Salid vosotros tres al tabernáculo de reunión. Y salieron ellos tres.

5 Entonces Jehová descendió en la columna de la nube, y se puso a la puerta del tabernáculo, y llamó a Aarón y a María; y salieron ambos.

6 Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.

No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa.

8 Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?

9 Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue.

A Miriam le dio la plaga de la lepra, tan blanca como la nieve, y el Señor le ordenó a Moisés que la enviara lejos del campamento durante siete días. Había sido condenada con la enfermedad más humillante. Aarón y Moisés oraron para que el castigo pasara de ella. Después de los siete días se le curó su piel y pudo regresar al campamento. Más tarde, Moisés usa tal evento para escribir la ley sobre la lepra.


Deuteronomio 24:8–9

En cuanto a la plaga de la lepra, ten cuidado de observar diligentemente y hacer según todo lo que os enseñaren los sacerdotes levitas; según yo les he mandado, así cuidaréis de hacer.

Acuérdate de lo que hizo Jehová tu Dios a María en el camino, después que salisteis de Egipto.


Dios restauró a Miriam, pero no volveremos a saber de ella hasta su muerte antes de que lleguen a la Tierra Prometida.

Números 20:1

Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada.

Conclusión: Aprendemos de esta historia que Dios nos da talentos y poder, pero también nos los quita cuando desafiamos Su autoridad. Miriam tuvo una gran influencia entre las damas, pero sus celos y su codicia hizo que desafiara la autoridad de Moisés su hermano.



16 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page