top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

María Magdalena y su Encuentro con El Señor

Updated: Jul 11, 2022

Palabra del Día: Encuentro

Encuentro cara a cara; particularmente de repente o inesperadamente.


¿Quién es María Magdalena? Creo que no soy la única que tiene estas preguntas. Ella estaba poseída por un demonio cuando tuvo su encuentro con el Señor que le cambió la vida por completo. Dejemos algo en claro, esta dama no es la misma dama que algunas personas describen como prostituta. Como dice la Biblia: estaba poseída por un demonio, pero eso no nos dice que tenía mala reputación. Al crecer como católica, se me enseño que ella era una prostituta, pero esa era otra mentira de la Iglesia Católica.


Los siete demonios, y el número siete es solo para implicar la perfección, lo que significa que ella estaba altamente poseída. Podría ser que no podía hablar, ver, tenía problemas de ira o que estaba enferma mentalmente; lo que sea. La conclusión aquí es que ella necesitaba un salvador y el Señor se proveyó a sí mismo para liberarla de esos espíritus malos. Después de ese encuentro con el Señor, ella pudo controlar su cuerpo y sus emociones, ya no estaba bajo la opresión de los demonios.

Lucas 8:2

y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,


Marcos 16:9

Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.


La Biblia no nos habla sobre las conexiones de su familia, pero dice que se convirtió en una fiel seguidora de nuestro Salvador. El nombre Magdalena era solo para asociar la ciudad de donde ella había nacido. La ciudad estaba cerca de la costa de Galilea, y esta ciudad era famosa por sus riquezas. Lo que significa que ella tenía algún tipo de riqueza y que podía servir al Señor de tiempo completo con sus ganancias. Una vez que fue liberada de los demonios, se convirtió en una mujer devota, Jesús predicaba de un lugar a otro, y ella siempre estaba allí para ministrar a los necesitados.


Lucas 8:2-3

y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,

Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

María Magdalena también estuvo allí cuando Jesús fue crucificado en la cruz, no solo para apoyarlo a Él sino también para apoyar a Su madre. Eso dice mucho sobre María Magdalena y su voluntad de servir a Dios.

Juan 19:25

Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

Al comienzo del día de reposo que era viernes por la tarde, María Magdalena y entre otras mujeres no pudieron preparar Su cuerpo, por lo que esperaron hasta el domingo y regresaron a casa para preparar las especias aromáticas y los ungüentos para su entierro.

Lucas 23:55–56

55 Y las mujeres que habían venido con él desde Galilea, siguieron también, y vieron el sepulcro, y cómo fue puesto su cuerpo.

56 Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento.

Cuando llegó el domingo, las damas regresaron al sepulcro temprano en la mañana para ungir el cuerpo de Jesucristo. Hablaron sobre quién quitaría la piedra de la tumba durante su caminata, pero cuando llegaron allí, vieron a un joven sentado del lado derecho. El joven dijo: Marcos 16:6No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron. También dijo que debían compartir las buenas nuevas con Pedro y sus discípulos. Su tumba estaba vacía porque había vencido Su muerte.

Después de Su resurrección, María Magdalena tuvo el privilegio de ver a su Salvador por primera vez. Él se le había aparecido. ¡Qué gran honor! Marcos, como autor, nos recuerda que ella era la dama a la que Jesús había echado siete demonios. Aun así, ella también es la dama que se convirtió en un testimonio vivo para que otros vieran que Jesús no solo era su sanador sino también su Salvador.

Marcos 16:9

9 Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.


Conclusión: Esta historia comienza con sufrimiento y un alma atormentada, pero la Biblia también nos enseña que no tiene que terminar en miseria. María Magdalena era una devota seguidora que usaba su sustancia. Ministraba a otras damas a través de su testimonio. Damas, no sé por lo que están pasando en este momento, pero las animo a leer su Biblia. Su Biblia será una gran medicina para su alma. Recuerde, no adoramos un cuerpo muerto, sino que adoramos a un Dios vivo que está en el cielo preparando un lugar para nosotros.




11 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page