top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

María, la Mujer Honrada por Encima de Todas las Mujeres

Palabra del Día: Honrada

Respetada; venerada, reverenciada, elevada a rango u oficina; digna; exaltada; glorificada y aceptada.


María fue la joven elegida para cumplir la promesa de Dios. Ella era de un pequeño pueblo. Un lugar tan insignificante que se llamaba Nazaret de Galilea, y era de la tribu de Judá y del linaje de David. Los antecedentes de su familia se encuentran en el Libro de Lucas 3:23–38. Durante este tiempo estuvo comprometida con José de la casa de David. Aunque no sabemos mucho sobre su apariencia y belleza, sabemos que era una mujer pobre pero que ocupo el lugar más alto entre todas las mujeres. Ella es mencionada en el Libro de Isaías 7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Isaías nos está diciendo en este versículo sobre el nacimiento inusual de una virgen. El nombre Emmanuel es simbólico y significa "Dios con nosotros".


Durante los seis meses del embarazo de Elizabet, prima de Maria y madre de Juan el Bautista, el ángel se acercó a María y le dijo: ¡Salve, muy favorecida! el Señor está contigo: bendita tu entre las mujeres. María estaba preocupada y se preguntó por qué sería la elegida para una tarea tan grande. Ella iba a dar a luz a su propio Salvador. Era una dama tan humilde que no le importaba lo que la gente dijera sobre ella por estar embarazada antes de casarse.


Lucas 1:28El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Aprendemos en este versículo que ella es una persona santa, para que la Biblia diga "el Señor está contigo". Dios no iba a usar un recipiente sucio para traer a Su hijo. Debemos recordar que esta es la mujer que no solo dio a luz a Jesús, lo cuidó, lo amamanto, y también lo guió.


Aunque era joven y pobre, todavía le pregunto al ángel cómo concebiría a su hijo siendo virgen, Lucas 1:34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Una vez que se lo explicó, ella respondió: …He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.


Damas, debemos recordar que esta dama estaba muy encantada con su primogénito, pero también debemos recordar que iba a experimentar la oscuridad. Había leído las profecías y recordó cuando los Reyes Magos vinieron a adorar al niño Jesús y durante el tiempo en que Jesús crecía, ella permanecía en silencio confiando en Dios.

Durante una fiesta de Pascua, María y José perdieron a Jesús. Al terminar la ceremonia, se fueron a casa sin Él, se distrajeron y pensaron que El los estaba siguiendo. Esta imagen nos representa hoy en día, a veces nos distraemos y perdemos a Jesús. Nos llenamos tanto de nosotros que olvidamos el propósito de nuestras vidas. José y María regresaron al Templo y cuando lo encontraron, ella le reprendió diciendo: "Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. Jesús tenía 12 años en ese momento y de inmediato corrigió a su madre y dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? José y María tuvieron el privilegio de guiar a Jesús durante 12 años, pero había llegado el momento de que Él siguiera a su Padre celestial.


Su mayor agonía fue cuando vio a su Hijo en la Cruz. Ella escuchó las blasfemias de la gente y los sacerdotes. La Biblia dice que una espada iba a perforar su alma, pero a través de este dolor ella siempre mantuvo su fe. Jesús estando en la Cruz todavía reconocía la relación humana con su madre, y la confió a su discípulo amado: Juan el hijo de Salomé.


Juan 19:25–27

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

María poseía buenas cualidades, pero no toma el lugar de nuestro Salvador. Él murió en la cruz por nosotros y pagó un alto precio para darnos la salvación. Su sangre fue derramada en la Cruz para liberarnos de nuestra naturaleza pecaminosa. Nos guste o no, ella solamente fue el instrumento utilizado por Dios para demostrarnos Su amor.


Conclusión: a veces leemos un pasaje y no entendemos el propósito o el significado, pero lo que sin duda debemos hacer es entregar nuestros cuerpos al Señor. Dejemos que el Señor controle nuestras vidas. Su sangre preciosa no solo pagó por nuestros pecados, sino también nos da su Espirito Santo para que vivamos una vida que le glorifique.

He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!


que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13



14 views0 comments

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page