top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Lot, su Esposa y sus Vidas Mundanas

Palabra del Día: Mundano

Relacionado o dedicado al mundo; lo temporal: no religioso o espiritual.


Comenzamos esta historia con Lot. Su nombre significa: encubrir u ocultar, Lot fue adoptado por Abraham, su padre era el hermano menor de Abraham. Creció en la tierra de Ur, una ciudad espectacular en la antigüedad, cerca del Golfo Pérsico. Esta es también la ciudad de la cual Dios le pidió a Abraham que partiera para su viaje a la Tierra Prometida.

Abraham se hizo muy rico al poseer ganado, plata y oro; y Lot tenía ovejas, vacas y tiendas. Toda esta riqueza fue la ocasión de la escasez de tierra, lo que significa que no había suficiente espacio para que continuaran juntos. Esto es cuando Lot levantó sus ojos hacia Sodoma y Gomorra antes de que fuera destruido. Sodoma y Gomorra estaban bien regadas en todas partes, lo que significa que era agradable a los ojos de Lot.


Génesis 13:5–9

También Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas.

Y la tierra no era suficiente para que habitasen juntos, pues sus posesiones eran muchas, y no podían morar en un mismo lugar.

Y hubo contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot; y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en la tierra.

Entonces Abram dijo a Lot: No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos.

¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda.


Lot decide instalarse hacia Sodoma y más tarde se convierte en ciudadano de esta ciudad. La gente de Sodoma era malos y pecadores delante del Señor.


Génesis 13:10–13

Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra.

11 Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro.

12 Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.

13 Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera.


Lot fue llevado cautivo durante una batalla con el rey de Elam contra Sodoma y Gomorra. Abraham entra con sus criados entrenados para rescatarlo y gana la batalla. El Rey de Sodoma viene a su encuentro y le ofrece bienes, pero Abraham, que tiene buenas convicciones, se negó a quitarle nada a ese rey al decirle: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram. ¡Muy impresionante!


Génesis 14:14

Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan.


Génesis 14:21–24

Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes.

22 Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra,

23 que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram;

24 excepto solamente lo que comieron los jóvenes, y la parte de los varones que fueron conmigo, Aner, Escol y Mamre, los cuales tomarán su parte.

El Señor decide destruir a Sodoma y Gomorra por su maldad. Abraham intercede por Sodoma y le pregunta al Señor si va a destruir al justo con el impío. El Señor dice que no destruirá la ciudad si hay 10 personas justas en la ciudad.


Génesis 18:20

Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,


Génesis 18:32

Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez.


La historia se vuelve triste cuando encontramos a Lot una vez mas específicamente a la puerta de la ciudad de Sodoma. Lot fue tratado con honor debido a su relación con Abraham, y se le debe haber dado una alta posición política. Era alguien que encajaba bien con las costumbres de la gente de esa ciudad. Porque su maldad no le molestaba en absoluto. Esta imagen ilustra al cristiano carnal que no se molesta en sentarse a la mesa del escarnecedor. Lot tuvo una relación con estas personas. Él era parte de sus fiestas, sus bodas, etc… Lot también se caso con una mujer de Sodoma y tuvo dos hijas. Era un hombre justo pero muy inefectivo. Él no era la sal o la luz de esa ciudad. No ganó almas, no compartió su Dios con ellos.


Génesis 19:1

Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo,


Mateo 5:13-16

13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Entonces el Señor envió a dos ángeles que vinieron de noche, y cuando Lot los vio, inmediatamente se inclinó hacia el suelo. Los invitó a su casa. Al principio ellos se negaron, pero Lot insistió debido a la reputación de la ciudad. Más tarde, los ángeles aceptaron la invitación, y Lot tuvo un banquete para ellos. Tenemos que recordar que los ángeles estaban allí principalmente para liberar a Lot y su familia de Sodoma. Antes de acostarse, los hombres de la ciudad habían rodeado la casa porque querían conocerles (de manera carnal). Pero, en cambio, Lot ofreció a sus hijas.


Génesis 19:4–8

Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo.

Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.

Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí,

y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad.

He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.


Los ángeles también estaban allí para destruir la ciudad, y a Lot se le dijo que buscara a su familia, ya que iban a ser consumidos por vapores sulfurosos. Dios, que es el Dios misericordioso, esperó hasta que Lot saliera para destruir la ciudad.

Génesis 19:15–16

Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad.

16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.


Su requisito de libertad era que no miraran hacia atrás. Su esposa miró hacia atrás y ella se convirtió en una estatua de sal. Probablemente estaba mirando hacia a sus amadas posesiones. Lot nunca ganó a su familia para el Señor. Su esposa no creyó el mandamiento del Señor (no mirar hacia atrás). En lugar de una esposa, Lot tenía una estatua de sal, y eso era lo que realmente estaba dentro de ella una estatua de sal. Más tarde, sus hijas lo emborracharon, lo sedujeron y quedaron embarazadas. Había perdido su respeto. Aunque era un hombre justo, no se representó a sí mismo como un hombre piadoso y terminó perdiendo a su familia. El traslado a la ciudad regada tuvo grandes consecuencias.

Génesis 19:17

Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.


Génesis 19:26

Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.


Génesis 19:31–38

31 Entonces la mayor dijo a la menor: Nuestro padre es viejo, y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra.

32 Ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre descendencia.

33 Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor, y durmió con su padre; mas él no sintió cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó.

34 El día siguiente, dijo la mayor a la menor: He aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia.

35 Y dieron a beber vino a su padre también aquella noche, y se levantó la menor, y durmió con él; pero él no echó de ver cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó.

36 Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre.

37 Y dio a luz la mayor un hijo, y llamó su nombre Moab, el cual es padre de los moabitas hasta hoy.

38 La menor también dio a luz un hijo, y llamó su nombre Ben-ammi, el cual es padre de los amonitas hasta hoy.

Conclusión: Tenga cuidado con las relaciones que pueda tener fuera de su familia, tenga en cuenta que sus hijos están mirando y aprenden lo que ven de nosotros, no lo que hablamos.


He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13





12 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page