top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Hermanas Luchando: Raquel y Lea

Palabra del Día: Poligamia – Estado o condición de la persona, animal o planta polígamos.

Régimen familiar en que se permite, generalmente al varón, la pluralidad de cónyuges


Descripción dada por Dios: Rachel: era de lindo semblante y de hermoso parecer Leah: tenía los ojos delicados


Nuestros corazones humanos nacen sin contentamiento. Luchamos por querer algo diferente y siempre querer algo más. Sí, vamos a hablar de Rachel, la amada esposa. La historia comienza en Génesis 29:9. Ella conoce a su futuro esposo (Jacob) cuando cuidaba las ovejas de su padre. Fue amor a primera vista. Jacob era pariente de ellos, Rachel era la hija del hermano de su madre. La Biblia dice que la besó y lloró, pero también encontramos el dicho en Génesis 33:4 Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron. Esta era una forma de mostrar alegría y respeto. La besó pero también cayó sobre su cuello. Rachel corrió y le dijo a su padre que cierto pariente había llegado.


El padre de Raquel Labán le ofreció un trabajo a Jacob, y a cambio le preguntó: ¿dime cuál será tu salario? Jacob necesitaba una esposa, Labán tenía dos hijas, Raquel y Lea. Lea era la mayor y en aquellos días, era la costumbre de casar la primera hija, pero Jacob no estaba impresionado con Lea. La Biblia describe a ambas en Génesis 29:17 Y los ojos de Lea eran delicados, pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso parecer. Esa fue una declaración muy clara de Dios. Jacob decidió servir a Labán durante siete años a cambio de casarse con Raquel, lo que significa que esta pareja estuvo comprometida durante siete años.


El día de la boda finalmente había llegado, Jacob fue y pidió a su futura esposa, por lo que su futuro suegro reunió a todos los hombres e hizo un banquete. Pero en lugar de casarse con Raquel, la Biblia dice que se casó con Lea. Labán había traicionado a Jacob, y probablemente se pregunta cómo sucedió. En aquellos días, e incluso ahora es la costumbre de los judíos tener a la novia completamente cubierta de pies a cabeza. Eso significaba que los hombres no sabían con quién se casaban. En las bodas de hoy, y no estoy hablando de bodas judías, vemos a la novia con su velo caminando hacia el altar para unirse en matrimonio, y el padre o el futuro esposo levanta el velo. Los comentaristas dicen que esta tradición comenzó después de que Jacob fue traicionado por su suegro, de esa manera ningún otro hombre sería engañado.


A la mañana siguiente, Jacob se quejó con Labán, y Labán siendo Labán, le dijo que no era típico en su lugar dar a la hija menor para matrimonio. Jacob no pudo hacer nada al respecto; ya que había consumado su matrimonio con Lea. Una semana después, Raquel le fue dada como su esposa, por lo que ahora tenía dos esposas más sus propias doncellas: Zilpa era la doncella de Lea y Bilha la doncella de Raquel. Jacob estaba practicando la poligamia, pero no era prohibido en ese momento, tampoco significa que Dios estaba de acuerdo con eso. Esto es algo que los descendientes de Caín ya estaban practicando en Génesis 4:19. Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y el nombre de la otra, Zila. Pero en Éxodo 20:14 Dios dijo: No cometerás adulterio. Jacob amaba tanto a Raquel hasta el punto que decidió servir a su padre otros siete años antes de mudarse de su casa. Mientras tanto, Lea no era amada por Jacob en absoluto y fue entonces cuando el Señor decidió abrir su matriz, pero Raquel era estéril.


Aquí es donde comienza la competencia entre las dos esposas: Génesis 29:32 Y concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido. Leah pensó que su esposo la iba a amar ahora que ella le dio un hijo. Génesis 29:33 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Por cuanto oyó Jehová que yo era menospreciada, me ha dado también éste. Y llamó su nombre Simeón. En este versículo, ella dice que el Señor la escuchó y le dio un hijo porque no era amada. Génesis 29:34 Y concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Ahora esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos; por tanto, llamó su nombre Leví. Aquí ella pensó que él se iba a acercar mas a ella. Génesis 29:35 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Esta vez alabaré a Jehová; por esto llamó su nombre Judá; y dejó de dar a luz. En este pasaje ella decide alabar al Señor.

Para entonces, Rachel no le había dado ningún hijo a Jacob y comenzaba a amargarse. Por lo cual decide decirle a su esposo que le dé hijos o de lo contrario morirá, Jacob se enojó con ella y le dijo: ¿Soy yo acaso Dios, que te impidió el fruto de tu vientre? Debido a que su esposo no podía hacer nada acerca de la situación, decidió solucionar el problema ella misma en lugar de esperar en el Señor. Esto es cuando ella decide darle a su doncella a Jacob para que pueda tener un hijo. Génesis 30:5–6 Y concibió Bilha, y dio a luz un hijo a Jacob.

Dijo entonces Raquel: Me juzgó Dios, y también oyó mi voz, y me dio un hijo. Por tanto llamó su nombre Dan. Ella dice que Dios había escuchado su voz que mentira, Dios no la envió a darle su doncella a Jacob. Génesis 30:7–8 Concibió otra vez Bilha la sierva de Raquel, y dio a luz un segundo hijo a Jacob.

Y dijo Raquel: Con luchas de Dios he contendido con mi hermana, y he vencido. Y llamó su nombre Neftalí. Con este segundo hijo pensó que había superado a su hermana. Génesis 30 9–11 Viendo, pues, Lea, que había dejado de dar a luz, tomó a Zilpa su sierva, y la dio a Jacob por mujer.

Y Zilpa sierva de Lea dio a luz un hijo a Jacob.

Y dijo Lea: Vino la ventura; y llamó su nombre Gad. Lea cometió el mismo error que Raquel al darle a su doncella a Jacob. Génesis 30:12–13 Y Luego Zilpa la sierva de Lea dio a luz otro hijo a Jacob.

Y dijo Lea: Para dicha mía; porque las mujeres me dirán dichosa; y llamó su nombre Aser. Lea sintió que había logrado mucho y para entonces tenía un total de seis hijos incluyendo los de su doncella.


Años más tarde, la Biblia dice que Rubén fue a la cosecha y encontró mandrágoras. Esta era una hierba que la gente en la historia antigua le atribuía atributos, y la describió como un afrodisíaco que daría deseos sensuales y de allí una mujer quedaría embarazada. Raquel, siendo supersticiosa, le propuso a Lea que se acostara con Jacob a cambio de las mandrágoras. cuando llegó Jacob, Lea claramente le dijo a su esposo que lo había contratado con las mandrágoras de su hijo, por lo que se acostó con ella. Me parece que Jacob no tenía ningún liderazgo, simplemente se fue con la corriente. Lea concibió un quinto hijo y su nombre fue Isacar, y ella concibió nuevamente por sexta vez y el nombre de este niño fue Zabulón. Por fin tuvo una hija y la llamó Dina. Dios decidió abrir el útero de Raquel y esto fue cuando tuvo a José.


Y sucedió que Jacob quería mudarse de la casa de su suegro, pero Labán estaba tratando de persuadirlo para que se quedara. Dios quería que Jacob regresara a la tierra de Canaán, su pueblo, y también le prometió que estaría con él. Cuando llegó el momento de que Jacob se fuera con su familia, Labán no encontraba a sus ídolos, y se fue a la tienda de Lea y las dos criadas; Y no estaban allí. Luego fue a la tienda de Raquel, y ella acababa de ponerlos en los muebles del camello y se sentó en ellos. Ella le dijo a su padre que no podía bajar del camello porque estaba en las costumbres de la mujer. Aquí mismo, la Biblia nos dice que ella era mentirosa e idolatra.


Años más tarde, Raquel dio a luz a otro hijo, y cuando su alma se iba, lo llamó Benjamín. Ella murió a una edad tan joven en Efrata, que ahora es Belén. Su deseo de ser madre es lo que terminó por quitarle la vida. Lo que sí vemos de Lea es que ella era una mujer centrada en el Señor. Su matrimonio comenzó con lo que le faltaba (amor de su esposo) pero su determinación siempre fue alabar al Señor. Dios la recompensó dándole a sus hijos, tenemos el ejemplo de Leví de donde vino el linaje de los sacerdotes y Judá de dónde vino el Mesías.


Las características de Raquel eran: hermosa, amada, envidiosa, egoísta, supersticiosa, mentirosa, idolatra ... Las características de Lea eran: ojos tiernos, mujer de fe, buscó al Señor en oración, fiel a su esposo, luchó por el amor de su esposo…


Conclusión: muchas veces, cometemos errores y pensamos que encontraremos satisfacción en las cosas materiales, en los hijos o en un esposo. Pero hay un espacio vacío que todo ser humano tiene, que solo el Señor puede llenar.


12 Hijos de Israel más Dina 1. Rubén - (Ha Mirado mi Afflicción) Hijo de Lea 2. Simeón - (El que Oye) Hijo de Lea 3. Levi - (Añadirse) Hijo de Lea 4. Judá - (Alabado) Hijo de Lea 5. Dan - (Él Juzgó) Hijo de Bilha 6. Neftali - (Contender) Hijo de Bilha 7. Gad - (Fortuna) Hijo de Zilpa 8. Asher - (Bendición) Hijo de Zilpa 9. Isacar - (Recompensa) Hijo de Lea 10. Zebulum - (Estimado) Hijo de Lea 11. Dinah - (Justicia) Hija de Lea 12. José - (Dios añade) Hijo de Raquel 13 Benjamin - (Hijo de la mano derecha) Hijo de Raquel


He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!


que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13






40 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page