top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Gomer la Esposa Infiel

Updated: Jul 11, 2022

Palabra del Día: Infiel

No es fiel a una promesa, obligación o desleal.

Gomer era la esposa de Oseas el profeta del reino del norte y en aquellos días Jeremías era el profeta del reino del sur. Su nombre significa "consumación". Esta mujer estaba totalmente entregada a la idolatría, así como sus hijos. Ella era alguien de placer sensual, su padre era Diblaim cuyo nombre significaba "dos tortas de higos".


Gomer se convirtió en la esposa de Oseas, un profeta piadoso, su esposo había entregado su corazón al Señor. El Señor le ordenó que tomara a una mujer inmoral como esposa y esa mujer era Gomer.


Oseas 1:2

El principio de la palabra de Jehová por medio de Oseas. Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová.


Gomer concibió un hijo y el Señor dijo que lo llamara Jezreel, que significa "Dios siembra". Este nombre era solo para recordarle a Dios que iba a llevar el juicio a la casa de Jehú por el derramamiento de sangre de la ciudad de Jezreel. Esta ciudad estaba ubicada a 40 km al noreste de Samaria.

Oseas 1:3–4

Fue, pues, y tomó a Gomer hija de Diblaim, la cual concibió y le dio a luz un hijo.

4 Y le dijo Jehová: Ponle por nombre Jezreel; porque de aquí a poco yo castigaré a la casa de Jehú por causa de la sangre de Jezreel, y haré cesar el reino de la casa de Israel.


Más tarde, ella concibe una hija, Lo-ruhama, y su nombre significa "no compadecida". La compasión de Dios había llegado a su fin con Israel y era más compasivo con la casa de Judá, el reino del sur.

Oseas 1:6–7

Concibió ella otra vez, y dio a luz una hija. Y le dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ruhama, porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo.

7 Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por Jehová su Dios; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni jinetes.


Cuando ya no estaba amamantando a Lo-ruhama, Gomer concibe un tercer hijo y lo llama Lo-ammi y su nombre significaba "no pueblo mío". Para entonces, el Señor estaba negando a Su pueblo (Israel). Dios estaba anulando el pacto que había hecho con Abraham.


Oseas 1:8–11

Después de haber destetado a Lo-ruhama, concibió y dio a luz un hijo.

9 Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios.

10 Con todo, será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar en donde les fue dicho: Vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: Sois hijos del Dios viviente.

11 Y se congregarán los hijos de Judá y de Israel, y nombrarán un solo jefe, y subirán de la tierra; porque el día de Jezreel será grande.

Gomer decide abandonar a Oseas traicionando el pacto matrimonial. En esta historia, debemos recordar que Oseas representa a Dios y Gomer representa a Israel. Dios les había dado a sus tres hijos nombres ominosos, en otras palabras, nombres malvados, que era exactamente el escenario de Israel en ese momento. Pero como cristianos también tenemos que entender que a veces representamos al pueblo de Israel, por lo que esta historia no solo habla de Israel sino también de nosotros. Oseas tuvo una tragedia doméstica que su esposa le había dejado para prostituirse, él le suplicó que regresara, pero ella se negó.


Oseas 2:2

Contended con vuestra madre, contended; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; aparte, pues, sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos;

Trató de detenerla a que se fuera diciéndole que la desheredaría, pero ella todavía quería irse a buscar las cosas materiales que el mundo le ofrecía. La Biblia llama a sus hijos, hijos de prostituta refiriéndose a ella como prostituta, pero no nos dice que sus hijos no sean de Oseas. Aunque esta dama provenía de una familia con mal historial, no significa que haya engañado a su esposo antes de tener a sus hijos. Probablemente estaba descontenta en el matrimonio y es por eso cayó en pecado.


Oseas 2:3–5

no sea que yo la despoje y desnude, la ponga como el día en que nació, la haga como un desierto, la deje como tierra seca, y la mate de sed.

4 Ni tendré misericordia de sus hijos, porque son hijos de prostitución.

5 Porque su madre se prostituyó; la que los dio a luz se deshonró, porque dijo: Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida.


Gomer se había convertido en esclava de su amante y eso es lo que nos sucede en el momento en que pecamos, nos convertimos en esclavos de nuestros pecados. Dios ordenó a Oseas que fuera y comprara a Gomer. Oseas entra al mercado de las prostitutas y compra a su esposa, él paga un precio bajo. Imagine la humillación que podría haber tenido en ese momento, pero el amor hacia su esposa era más grande que la humillación. Según el Antiguo Testamento, Oseas tenía derecho a renunciar a su esposa porque había cometido adulterio, más sin embargo la perdono.

Oseas 3:1

Me dijo otra vez Jehová: Ve, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera, como el amor de Jehová para con los hijos de Israel, los cuales miran a dioses ajenos, y aman tortas de pasas.

Oseas pagó el precio de quince piezas de plata para comprarla, en esos días se necesitaban 30 piezas de plata para comprar una esclava, pero Gomer no solo era una esclava, sino que también era una prostituta. Esto significa que era barata para obtenerla como esclava sexual. No era digna, pero ella era digna a los ojos de su esposo.


Oseas 3:2

La compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada.

La vida de Gomer fue restaurada y renovaron sus votos. ¡Qué historia tan maravillosa! Esta historia representa mi vida y la suya. Dios siempre estará disponible para recibirnos sin importar nuestros pecados. Oseas era conocido como el profeta con el corazón roto y esto es lo que le hacemos a nuestro Señor cuando cometemos un pecado.

Oseas 3:3

Y le dije: Tú serás mía durante muchos días; no fornicarás, ni tomarás otro varón; lo mismo haré yo contigo.


Conclusión: No importa cuán grande o sucio sea nuestro pecado, Jesús ha pagado el alto precio en la Cruz, Su sangre fue derramada por el arrepentimiento de nuestros pecados.

...Consumado es ... Juan 19:30



7 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page