top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Ana La Viuda y La Profetisa

Palabra del Día: Profetisa

Una mujer que habla por inspiración divina o como intérprete a quien se le expresa la voluntad de Dios.


Se sabe muy poco sobre esta mujer del libro de Lucas y su nombre es Ana, un nombre muy popular. Como se describe anteriormente, ella era viuda y profetisa. Su nombre tiene el mismo significado que Ana en el Antiguo Testamento la cual se escribe diferente en Ingles y su significado es "gracia". Su historia se cuenta solo en tres versículos, pero en esos tres versículos encontraremos mucho sobre esta anciana que nos ayudará a ser una mejor persona en Cristo.

¿Quién Era Ana?:


#1. Su familia: Su padre era Fanuel, cuyo nombre significaba "el rostro o la apariencia de Dios", su padre era de la tribu de Aser, una tribu formada por cinco familias. Aser era hijo de la doncella de Lea y su padre era Jacob.

Lucas 2:36

Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser


Números 26:44-45

Los hijos de Aser por sus familias: de Imna, la familia de los imnitas; de Isúi, la familia de los isuitas; de Bería, la familia de los beriaítas.

45 Los hijos de Bería: de Heber, la familia de los heberitas; de Malquiel, la familia de los malquielitas.


#2. Una viuda: Ana se había convertido en una viuda a una edad tan joven con solo siete años de matrimonio. La Biblia no dice quién era su esposo. Lo que sí sabemos es que ella nunca se volvió a casar. Esta era una dama que no perdió el tiempo al mostrar mezquindad a los demás, se ocupó en las obras del Señor. Ella me recuerda mucho a esta viuda en la iglesia que es muy fiel a Dios y a veces la veo en el supermercado repartiendo tratados para invitar a otros a la iglesia. Aunque Ana era viuda y tenía 85 años, ella, como Ana, se mantiene ocupada esperando el momento en que el Señor decida llevarlas a casa. En este mismo momento, estamos pasando por una pandemia llamada Covid-19, lo que significa que tiene un mayor riesgo de contraer el virus y no sobrevivir. Aunque tiene un riesgo tan alto, ella sigue siendo fiel a los servicios de la iglesia en persona. Mi esposo le preguntó el otro día si tenía miedo del virus, pero ella valientemente citó el versículo: Filipenses 1:21: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Eso requiere mucha fe y confianza en el Señor, mi respeto por las viudas como ella y Ana.


Lucas 2:36-37

…de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad,

37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años…

#3. Ella No Se Apartaba Del Templo: tal como se mencionó anteriormente, se mantuvo ocupada en las obras del Señor, lo que significa que no era una anciana que iba a estar frente a la televisión viendo telenovelas. Esto ya es mucho lo que ella me está enseñando, no solo estaba allí para escuchar predicación, sino que probablemente ayudó con la limpieza del templo, oró por los necesitados, ayunaba... Quiero decir que podríamos enumerar tantas cosas que pudo haber hecho. También podemos suponer que ella vivía allí y tal vez esa fue la razón por la que no se apartó del templo. Si ella vivió allí, debe haber sido alguien piadoso, ya que el sumo sacerdote no iba a permitir que alguien viviera allí con una mala reputación.


Lucas 2:37

…y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.

#4. Ella era una profetisa: Ser llamada profetisa significa que ella poseía tal conocimiento de las Escrituras. Ella estaba allí para aconsejar a las jóvenes no como esposa o como madre sino con el poder de Dios ya que era viuda y nunca fue madre. Siempre estuvo en el templo de día y de noche, se puso a disposición de los que sufrían y necesitaban escuchar palabras de consuelo. Ella estaba allí para recordarles a los demás sobre el gran Dios que tenemos y, en esos días, estaba allí para recordarle a su pueblo acerca de la venida del Mesías. Ana siempre estuvo allí para recordarles que hay esperanza en Cristo sin importar cuál sea el problema.

Lucas 2:36

Estaba también allí Ana, profetisa


#5. Ella Dio Gracias: Cuando José y María llevaron al niño Jesús al templo, su primera reacción fue dar gracias al Señor. Ella había vivido 85 años y había estado orando por el nacimiento del Mesías y Dios le había dado la oportunidad de encontrarse con Él en la carne. ¡Qué privilegio! :) Esta era una dama que estaba enfocada en Dios y no en su circunstancia, ella habría perdido la oportunidad de tener ese encuentro con el Mesías si hubiera estado enfocada en sí mismo.


Lucas 2:38

Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios


#6. Ella Le Dijo A Otros: Tal evento tuvo que ser contado a otros el haber presenciado la presencia del Mesías. Su gran gozo y fe la hicieron comunicar el milagro y la profecía que se había cumplido. Cristo no murió solo para que seamos salvos y no le digamos a otros acerca de nuestra redención, esto es algo que se debe compartir con los demás.

Lucas 2:38

y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.


Conclusión: Yo personalmente no sé lo que es ser viuda, ya que todavía estoy casada con mi maravilloso esposo y tampoco sé quién irá primero a estar con el Señor. Lo que sé con certeza es que quiero ser como Ana o la viuda de la iglesia que siempre alaban a Dios, independientemente de su circunstancia.


*Por favor deje un comentario si esta lección ha sido de bendición a su vida.


He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!


que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13



5 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page