top of page
Search
  • Writer's picturePatricia

Agar Rechazada no Abandonada

Palabra del Día: Abandonada

Habiendo sido abandonado y olvidado.


El nombre de Agar significa fugitivo o inmigrante. Agar era la sierva egipcia propiedad de Sara, la esposa de Abram. Fue adquirida durante el tiempo que Abram y Sara vivieron en Egipto. En aquellos tiempos le traía honor al dueño si tenían siervos. Las siervas eran despojadas de sus derechos personales y estaban totalmente sujetas al deseo del amo, y eso incluía servir como madre de alquiler.

Génesis 12:16

E hizo bien a Abram por causa de ella; y él tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas, asnas y camellos.

Conocemos a Agar en el capítulo 16 del Libro de Génesis y habían pasado diez años desde la última vez que Dios habló a Abram y a Sara sobre el heredero de la promesa. No había pasado nada y Sara se estaba haciendo mayor. Sara decide arreglar el asunto cómo todas las mujeres tienden a hacer, decide darle a su sierva a Abram, para que pueda tener el hijo que ha estado esperando durante todos estos años. Agar concibió; tenemos que recordar que esta obra se convirtió en la obra de la carne, no en la obra del Señor. Como mujer tenemos que tener cuidado con las cosas que queremos o deseamos y, a veces, hacemos que nuestros esposos caigan en nuestras fantasías.


Génesis 16:1–2

Sarai mujer de Abram no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar.

2 Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai.


Génesis 16:4

Y él se llegó a Agar, la cual concibió; y cuando vio que había concebido, miraba con desprecio a su señora.

Sara se desesperó, perdió la paciencia y se negó a esperar las promesas del Señor. Esta idea de usar a Agar como madre sustituta era legal en ese momento, pero no era apropiada ant los ojos del Señor. Nosotros, como ciudadanos de este planeta, siempre debemos considerar que no todas las legislaturas legales cumplen con la voluntad de Dios. Por eso es tan importante que cada cristiano lea su Biblia y conozca el propósito de Dios en nuestras vidas, pero también en nuestras ciudades.


Génesis 2:24

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Por otro lado, vemos que Abram obedeció a su esposa en lugar de esperar en el Señor. Esto fue solo una demostración de la falta de fe que a veces tenemos. Dios no iba a usar un esclava egipcia para traer al Hijo de la promesa. Sara es descrita como una mujer piadosa y como una esposa sumisa, pero incluso la persona más piadosa puede perder la fe cuando dejamos de confiar en el Señor.

1 Pedro 3:6

como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor;de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.


Hebreos 11:11

Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad,porque creyó que era fiel quien lo había prometido.


Sarah maltrataba Agar porque estaba celosa de ella. Agar no pudo contenerlo más, así que huyó de ella.


Génesis 16:6

Y respondió Abram a Sarai: He aquí, tu sierva está en tu mano; haz con ella lo que bien te parezca. Y cómo Sarai la afligía, ella huyó de su presencia.

El ángel del Señor la encontró junto a una fuente y le dijo que regresara y se sometiera a su dueña Sara. Agar conocía su papel de esclava; ella recibió del Señor una orden específica, una promesa específica y una instrucción específica. El Señor le había dado el consejo que necesitaba en ese momento. Aunque no era agradable a la carne, ella necesitaba confiar en Él y en Su propósito para con su vida.

Génesis 16:7

Y la halló el ángel de Jehová junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente que está en el camino de Shur.


Génesis 16:9–14

9 Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano.

10 Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud.

11 Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción.

12 Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará.

13 Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?

14 Por lo cual llamó al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. He aquí está entre Cades y Bered.


Ismael nació y pasaron los años cuando nació Isaac. La promesa de Dios para Ismael es que iba a hacer de él una gran nación. Isaac recibió una promesa mayor hacer de el naciones, y era lo que Dios había querido hacer desde el principio.

Génesis 17:20

Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrará, y haré de él una gran nación.


Génesis 17:16

Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.

Las dos familias ya no podían vivir juntas. Cuando Ismael comenzó a burlarse de Issac, Abram expulsó a Agar ante la insistencia de Sara porque Sara no podía soportarlo. Abram no estuvo de acuerdo con Sara, pero más tarde, el Señor dijo que estaba bien dejarla ir, ya que le había prometido una nación al niño, lo que significaba que no iba a morir en el desierto. Abram le dio a Agar pan y una botella de agua para sobrevivir en el desierto.

Génesis 21:9–14

9 Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac.

10 Por tanto, dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo.

11 Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo.

12 Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia.

13 Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente.

14 Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.

Cuando se acabó el agua de la botella, Agar y su hijo estaban a punto de morir, pero en medio de su agonía, ella decide alzar la voz hacia Dios. Dios escucha su voz y proporciona un pozo de agua para su botella vacía. Dios es nuestro proveedor cuando lo necesitamos, se pone a nuestra disposición. La última vez que escuchamos de Agar es cuando ella casa a su hijo con una mujer egipcia. Aunque el Señor siempre fue fiel a ella, esto nos muestra que ella volvió con su pueblo y sus ídolos.


Génesis 21:15–21

15 Y le faltó el agua del odre, y echó al muchacho debajo de un arbusto,

16 y se fue y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente, el muchacho alzó su voz y lloró.

17 Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.

18 Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación.

19 Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho.

20 Y Dios estaba con el muchacho; y creció, y habitó en el desierto, y fue tirador de arco.

21 Y habitó en el desierto de Parán; y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto.

Conclusión: Servimos a un Dios que siempre es fiel. La historia de Agar comienza cuando ella está sujeta a su dueña, pero Dios le dio la oportunidad de elegir el camino correcto una vez que ella fue libre. Esta era la mujer cuya botella estaba vacía, pero el Señor proporcionó un pozo de agua mas de lo que ella necesitaba. ¡Ese es nuestro proveedor!


He agregado algunos versículos a continuación para aquellos que no están seguros si el cielo es su futuro hogar. Por favor, comparta conmigo si acepta al Señor Jesucristo como su Salvador a través de esta publicación. ¡Con gusto me alegraré con usted!

que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Romanos 10:9–13



9 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page